La devaluación del peso obligó a aquellos inversores menos avezados a revisar sus opciones. Recién comienza el año y hay que buscar alternativas para resguardar el valor de los ahorros en moneda local. Para los expertos en la materia, la oferta en el mercado local es variada: bonos soberanos, acciones de empresas exportadoras argentinas, Cedears (Certificados de Depósito Argentinos), Fondos de Inversión y ETFs (exchange-traded funds, o fondos negociables).

Para Mariano Sardans, CEO de FDI Gerenciadora de Patrimonios, la mejor inversión de 2013 fue la compra de dólares. Y dice que podría pasar lo mismo este año, sobre todo ahora que el Gobierno está autorizando la compra de la divisa extranjera para atesoramiento. Sin embargo, el analista opina que hay instrumentos financieros que son rentables y que incluso pueden ganarle la pulseada a la inflación. Sólo hay que tener información y saber elegir.

En épocas en las que las inversiones convencionales, como la compra de propiedades, pierden terreno cada vez más rápidamente; y en las que las que más éxito tuvieron en 2013 dejaron de ser rentables (como los bonos de YPF o los dollar-linked, que perdieron valor), comenzaron a ganar terreno los bonos soberanos que cotizan en dólares, como el Boden 2015 y el Bonar 2017. “Se compran en pesos al tipo de cambio del día en una sociedad de bolsa y luego se venden en dólares a las 72 ó 96 horas. Es una buena alternativa, sobre todo para quienes apostaron a los bonos dollar-linked el año pasado”, dice el especialista.

Al igual que Sardans, la mayoría de los analistas financieros consultados coincide en que las propuestas dollar-linked de los diferentes gobiernos provinciales terminaron siendo una mala inversión para ahorristas minoristas que buscaban ganarle a la inflación especulando con la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo.

“Hoy el problema del dollarlinked está en el repago. Habrá que ver si las provincias tienen los fondos suficientes para hacerse cargo de esos bonos cuando lleguen los vencimientos”, agrega Sardans.

Víctor Poma, gerente de Desarrollo de Negocios de Invertir Online, coincide. “Desde el punto de vista del inversor, ese tipo de bonos tuvo muy buen rendimiento. Pero ahora el riesgo es el pago”.

Así, la clave para invertir con éxito en instrumentos financieros durante 2014 es observar para dónde se cierra la brecha cambiaria. “El que adivine si la diferencia se da a favor del dólar oficial o del tipo de cambio que maneje el mercado va a hacer una diferencia”, opina el economista.

El directivo de Invertir Online también piensa que los ahorristas argentinos deberían dar una oportunidad a los bonos que cotizan en dólares en este momento de incertidumbre económica.

Para él, si el inversor estima que la brecha cambiaria se va a cerrar para el lado del dólar oficial, lo ideal sería apostar a bonos soberanos que tengan una tasa del 16,5% en promedio. “El Bonar 2017 y el Boden 2015 son opciones para quienes apuesten por un auge del dólar mercado”, agrega.

Tanto Sardans como Poma también ven oportunidades en las acciones de empresas exportadoras argentinas. En este caso las elegidas son Aluar, Tenaris, Siderar y Cresud, papeles que van a mantenerse en alza porque venden commodities en dólares.

Diego Burzaco, economista jefe de Inversor Global, agrega a la lista de acciones las de Petrobras Brasil y Molinos Río de la Plata. “Las acciones son una de las tantas opciones. Yo sumaría cualquier bono que esté ajustado por la tasa Badlar, fideicomisos, fondos comunes de inversión y, por último, Cedears”, agrega el economista.

El rendimiento de los fideicomisos y los fondos comunes depende de la industria. Las apuestas al agro podrían ser muy auspiciosas en este año, pero los que más saben no están poniendo fichas a la construcción.

En cambio, los Cedears sí pueden resultar atractivos para quienes se animen a invertir en empresas extranjeras. “Con los Cedears se apuesta a acciones de empresas que cotizan afuera, como por ejemplo Apple”, dice Burzaco. La evolución de los papeles de esas acciones está desligada de lo que pasa en la economía doméstica.

Son simples de operar y pagan muy baja comisión. Es como si fueran acciones locales.

La oferta de instrumentos financieros es variada. El secreto está en tratar de hacer un pronóstico y adelantarse a los vaivenes cambiarios.

Fuente: forbesargentina.infonews.com