La gestión es el nivel más alto de Control que se puede ejercer en una Organización, se refiere a la evaluación de todas las actividades administrativas que se realizan en los distintos niveles de la estructura organizativa de la empresa, es un proceso que sirve para guiar la gestión hacia los objetivos de la organización y un instrumento para evaluarla, actúa como un puente entre los objetivos globales estratégicos y los objetivos locales o específicos.

Su objetivo es comparar lo planificado (dependiendo de los niveles jerárquicos se focaliza en la Planificación Estratégica, Planificación Corporativa, Planificación de detalle, Planificación Operativa) versus lo ejecutado (inicia su recorrido desde los niveles más bajos hasta llegar a la vice-presidencia) y abarca todos los diferentes aspectos de la organización: la planificación, la estrategia de inversión, el presupuesto, las operaciones, compras, el sistema de calidad, los proyectos, objetivos, indicadores, etc. etc.

Tras realizar la comparación citada en el párrafo anterior, se obtendrán un número considerable de productos, siendo el principal, la estrategia que se activará para solventar las desviaciones entre lo planificado y lo ejecutado, OjO, dicha desviación es tan solo la punta del iceberg, la estrategia a activar no es tan simple como se cree, necesariamente se debe analizar y estudiar el o los orígenes de dicha desviación (¿planificación errónea desde un inicio?, ¿fallas en la comunicación y por ende, ruido y/o distorsión en el flujo de información?, ¿desconocimiento o incorrecta ejecución de las funciones?, ¿problemas en las competencias por falta de entrenamiento?, ¿problemas de actitud y/o aptitud?, ¿problemas de definición de objetivos?, ¿confusión en el rol desempeñado?, ¿clima organizacional?, ¿conflicto de poder?, ¿fallas en las interrelaciones?, ¿problemas en los procesos y/o procedimientos?, ¿problemas a nivel de la estructura organizativa?, ¿problemas a nivel de los indicadores?, etc., etc.).

Dicha comparación, necesariamente debe ser periódica, es decir, se debe planificar la frecuencia del seguimiento y en función de sus resultados se activará el control. Ahora bien, dicha frecuencia varía dependiendo de los niveles jerárquicos dentro de la estructura y así, a medida que subamos en la estructura organizativa se incrementaran los periodos de seguimiento (comparación), por ejemplo: los chequeos en los niveles más bajos de la estructura se realizarán semanalmente, en el nivel de la gerencia media será mensual, en el nivel de la alta gerencia serán bimensual y en el nivel de vice-presidencia será trimestral.

Lamentablemente, de hecho me da pena ajena, pero un porcentaje importante de la bibliografía asociada a este tema, identifica, explícita o implícitamente, al Control de Gestión exclusivamente, con el control económico, basado en la ventaja de la homogeneidad que ofrecen las medidas monetarias. Definitivamente son muchos los autores y autoridades en el tema, que producto de su miopía, no logran entender la importancia del trabajador del conocimiento, no terminan de entender que la empresa gira alrededor del ser humano, de hecho, toda empresa debería girar alrededor de la familia, garantizando de esta forma, la estabilidad psicológica, física y económica del trabajador del conocimiento y por ende, por efecto dominó, se garantizará el éxito de la empresa.

Fuente: gestiopoli.com