Formar parte de las 100 empresas más prestigiosas de la Argentina ya es un gran mérito. Estar en el imaginario de los ejecutivos al momento de hablar del prestigio es un gran orgullo, que da cuenta del esfuerzo corporativo realizado durante años. Y este mérito crece en la medida que el reconocimiento proviene de sus pares, y que las respuestas brindadas por ellos son absolutamente espontáneas, no están sujetas a ningún tipo de estímulo.

El prestigio no se construye de un día para el otro, no se logra con una espectacular campaña de marketing. Por el contrario, requiere años de trabajo, constancia, capacidad, responsabilidad y visión estratégica, entre otras cualidades. Y una vez construido ese prestigio, luego hay que consolidarlo y mantenerlo, que es una tarea tan difícil como alcanzarlo. Es por ello que desde un primer momento nos pareció importante generar una investigación cuyos resultados reflejaran la manera en que los ejecutivos perciben a las compañías que operan en nuestro país, y que les permitiera a dichas empresas poder evaluar los frutos de sus esfuerzos en lo que a imagen corporativa se refiere.

Por consiguiente, año tras año, desde hace ya dos décadas, estar incluida entre las 100 empresas más prestigiosas del país es sinónimo de excelencia y da cuenta del alcance y trascendencia del trabajo realizado por el management de una empresa. Trabajo que decanta de manera particular en la imagen de cada compañía y que va a permitir sustentar el prestigio de manera distintiva y diferenciada.

Pasemos entonces a detallar los principales resultados de la presente edición del Ranking Prestigio. Empecemos por el podio: los tres primeros. Sin dudas, Arcor es sinónimo de prestigio. Obtuvo un alto puntaje en todos los atributos, aunque sobresale su recordación asociada al prestigio, ante todo. Su fuerte es la trayectoria, la calidad de productos y servicios, y la visión estratégica del negocio. El desempeño de la última década da cuenta de lo dicho anteriormente: estamos hablando de una compañía que se mantuvo entre el primero y el segundo puesto a lo largo de esta última década.

El segundo lugar, al igual que el año pasado, ha quedado en manos de Coca Cola. Otro clásico en lo que a prestigio se refiere. Otro ejemplo de perseverancia y esfuerzo que se refleja en la última década posicionándose entre los diez principales lugares. Sus principales atributos son trayectoria, calidad de productos y servicios, y visión estratégica del negocio.

El bronce, por su parte, es para el holding Techint. También con una marcada presencia en la historia de nuestros rankings, Techint se hace fuerte por su trayectoria, la calidad de sus productos y su solvencia en el terreno económico y financiero. Tanto Arcor, Coca Cola como Techint tienen en común el peso diferencial de su trayectoria.

El resto de los primeros puestos del ranking, del 4 al 10, se completan con las siguientes empresas: Unilever, Google, American Express, Mastellone Hnos (La Serenísima), Volkswagen, Kimberly Clark Argentina y Microsoft, respectivamente. Unilever, en el cuarto lugar, se destaca por la calidad de productos y servicios, la innovación y la trayectoria. Google, el gigante de la tecnología, se posiciona por su innovación (atributo necesario en una empresa ligada a las nuevas tecnologías), la creatividad comercial y de marketing y la proyección de futuro. El sexto puesto es para American Express, la tarjeta de crédito más asociada al prestigio. Los atributos que la distinguen: calidad de productos y servicios; solvencia económico-financiera y trayectoria. Por su parte, Mastellone Hnos (La Serenísima) obtiene su diferencial en la calidad de sus productos (su emblema desde hace décadas), su trayectoria y la innovación. Volkswagen, en el puesto 8, es la mejor ubicada dentro del rubro automotor. Sus pilares son la trayectoria y la innovación. Luego, Kimberly Clark Argentina alcanza el 9° lugar sobre la base de su posicionamiento en responsabilidad social empresaria, calidad de productos y visión estratégica del negocio. Finalizando este top ten se encuentra Microsoft, que lidera el rubro de industria del software. Su performance está asociada a la solvencia económico-financiera, la creatividad en la gestión comercial de marketing e innovación.