En América Latina son más de 400 millones de personas las que poseen celulares y de ellos, 180 millones son smartphones.

La geolocalización de los teléfonos inteligentes es una de las herramientas con mayor proyección de crecimiento dentro del marketing mobile, ya que resulta muy útil para segmentar intereses y características de consumo con información precisa y valiosa para las marcas.

Para comprender su funcionamiento hay que tener en cuenta que cualquier conexión a Internet implica la asignación de una dirección IP que permite determinar el país y ciudad donde se encuentra el usuario. Cell tower, Wifi y GPS, por ejemplo, trabajan por triangulación; es decir, miden la distancia hacia tres puntos para determinar la ubicación. Cell tower se vale de la intensidad de la señales de las torres, al igual que Wifi pero con señales de su red y, en el caso de GPS, empleando satélites.

 

El el caso de GPS, no sólo se establece una posición, sino que es factible dilucidar cómo se comporta como consumidor un usuario en particular. De esta forma, se pueden definir tendencias específicas por grupo etario en materia de gastronomía, entretenimiento o cuidado de la salud.

Además, con la masificación de los smartphones, que constantemente están transmitiendo ubicaciones exactas, los desarrolladores de aplicaciones móviles comenzaron a utilizar estos datos para proporcionar una experiencia más relevante a sus usuarios. Entonces, cada vez más plataformas y Apps presentan una variedad de servicios basados ​​en la ubicación de los clientes. Groupon, Tinder, Foursquare o Waze, son algunos de los ejemplos más populares.

Geolocalización: cómo el marketing utiliza todos nuestros movimientos

Foursquare es un servicio basado en localización web de sitios de interés aplicada a las redes sociales. (Captura Foursquare)

Los diversos tipos de opciones de geolocalización dependen exclusivamente del tipo de espacio, en interiores o en el exterior. “En ámbitos cerrados, proximity marketing es muy utilizado por el comerciante minorista y el consumo masivo para incentivar la acción de compra, fidelizar a los clientes mediante promociones, premios o cualquier acción de marketing que se retroalimente de la información precisa de localización del usuario”, señala Juan Carlos Göldy, CEO de Logan, Chairman de la MMA y miembro del Board LATAM de la MMA.

A su vez, para la geolocalización en exteriores hay múltiples métodos que logran determinar la ubicación de un dispositivo. En este caso, los dos factores en juego son el alcance y la precisión, siendo inversamente proporcionales el uno al otro.

En el terreno del marketing mobile existen diversas formas de generar audiencias y detectar intereses. A los métodos digitales tradicionales se sumó recientemente App graph, una herramienta que permite saber qué aplicaciones emplea un usuario y con qué frecuencia lo hace para determinar así sus gustos. “Esta información, junto a la geolocalización, la data de navegación e interacciones que tuvo en el pasado con diferentes anuncios publicitarios, nos da la posibilidad de obtener una fotografía exacta de cada propietario de un dispositivo móvil”, concluye Göldy.

En un mundo sin información de este tipo los usuarios recibirían publicidades de productos que no causan impacto, en cambio, si los anunciantes cuentan con información precisa, pueden ofrecerle a los usuarios lo que ellos realmente están buscando e indicarles incluso dónde ir a comprarlo con un descuento cerca de su ubicación.

Fuente