El Marketing Político es más que la vana comercialización de un candidato en torno a un proceso electoral, envuelve todo un conjunto de estrategias y tácticas sistematizadas y racionalizadas para comunicar por diferentes medios un proyecto de gobierno acorde a los intereses del electorado.

En la actualidad, es posible observar un desarrollo formidable de dicha área, lo cual es congruente con la vertiginosa evolución de las sociedades ante procesos de transición política sin precedentes, acompañado todo ello de un componente que cada día se vuelve más sustancial: el desarrollo tecnológico.

Causa de la penetración tecnológica a nivel global en los procesos político-electorales el Marketing Político ha incidido en nuevos horizontes de mejoramiento de las estrategias de persuasión, diseño propagandístico, sondeos, discursos políticos.

El tiempo dedicado al ciberespacio ha superado progresivamente al número de horas que una persona destina a estar frente al televisor, por lo cual ya no es posible pensar sólo en los medios tradicionales como el canal idóneo para llegar al electorado, el Marketing Político debe abrirse a las nuevas plataformas tecnológicas.

Además de que los ciudadanos por medio de la tecnología han accedido a un medio que les permite ser emisores de mensajes, con lo cual ya no es posible caer en la idea en que el Marketing Político debe de enaltecer la figura del candidato, pensando que los ciudadanos se encuentran desinformados, son apáticos e inconscientes del entorno en el que viven.

El Marketing Político en la actualidad ha dado giros controversiales, con el triunfo de Donald Trump se definen nuevas formas de llevar a cabo una campaña política. Por ello es esencial entender los cambios de la sociedad, Centro Político cuenta con una gama de información que puede apoyarte en ello, visita www.centropolitico.org para más información.