Más allá de sus románticas playas, Jamaica se presenta como enclave de ecoturismo caribeño. Paneles solares, programas de reciclaje y menús de la granja a la mesa.

Port Antonio, un puerto aislado y soñoliento a 96 km de Kingston, es conocido como la zona de resorts de Jamaica perfecto para bajar la velocidad y desconectarse. Con su litoral zigzagueante de espeso follaje, que termina en cascadas arrebatadoras y playas idílicas, este escenario es solo una parte de la magia que Port Antonio ofrece a los viajeros ecologistas que buscan explorar sus maravillas naturales.

Algunos de los hoteles de mayor consciencia ecológica de la región observan prácticas como el uso de paneles solares para la conservación de la energía, programas de reciclaje que buscan reducir la huella de carbón y menús de la granja a la mesa que destacan la célebre gastronomía de la isla.

La belleza intacta y completamente natural de Port Antonio lo convierte en un destino ideal para los viajeros con conciencia ecológica, en busca de experiencias auténticas,” dijo Paul Pennicook, el Director de Turismo de Jamaica. “Al visitar Port Antonio, los visitantes podrán disfrutar una variedad de la generosidad de la madre naturaleza, incluyendo las Montañas Azules y John Crow, recién designadas como Patrimonio Mundial por la UNESCO, además de la laguna azul y la playa de Frenchman’s Cove.”

 

Alojamientos ecofriendly

 

Kanopi House ofrece lujosas casas en los árboles, anidadas entre árboles Banyan de 30 metros, rodeadas por una ensenada. Esta propiedad presume de su huella de carbón limitada por prácticas como reciclar el agua de la propiedad y el uso de madera sostenible de la región.

Hotel Mockingbird Hill presume de 10 habitaciones eco-boutique decoradas con muebles fabricados localmente utilizando maderas sostenibles, como el bambú. Este hotel también se ha asociado con el Fideicomiso de Conservación y Desarrollo de Jamaica, la organización que administra el Parque Nacional en las Montañas Azules y John Crow, para ayudar a compensar las emisiones de carbón asegurándose de que se planten árboles en el área y que lleguen a madurar plenamente.

Great Huts es un hotel eco-boutique al borde de un acantilado que queda a tan solo unos minutos a pie desde la playa. Sus cabañas de estilo africano inspiran unidad con la naturaleza. Los huéspedes pueden meditar, hacer senderismo en las Montañas Azules, visitar curanderos naturales, disfrutar círculos de tambores africanos y vivir una experiencia espiritual y natural completa.

 

Explorar la naturaleza

Una manera inigualable de ver la isla es el Tour en bicicleta por las Montañas Azules, que lleva a los viajeros por la ladera de la montaña y a lo largo de las colinas. Ideal para solteros, parejas o familias que quieran conocer y fotografiar las mundialmente célebres Montañas Azules y el exuberante paisaje tropical mientras se llenan del fresco aire de Jamaica.

El paseo en balsa en el Río Grande es una de las actividades más buscadas en Port Antonio. Deslícese por el Río Grande mientras que los guías expertos, que conocen el río y el ecosistema, incluyendo el santuario de aves, controlan las balsas de bambú. Nadar en el río es probablemente la mejor parte de la travesía.

Reach Falls, ubicada al este de Port Antonio, es un atractivo turístico ecológico escondido en el bosque Montane Forrest sobre la cadena montañosa de John Crow. Centrado en torno a las exóticas cascadas que caen hacia una piscina natural color esmeralda, el recorrido guiado le ofrece a los visitantes la oportunidad de disfrutar de las cataratas Reach y su legendaria cueva submarina.

Fuente